Baluc

“… no es un ser humano, es un perro y le gusta serlo. Se considera un perro de primera clase, y no tiene el menor deseo de ser un humano de segunda… Y tiene tanto de perro como de gato. Posee unas percepciones agudas y delicadas y sabe leer el pensamiento. No sé si puede leer el pensamiento de otros perros, pero puede leer el mio” – Viajes con Charley – de John Steinbeck

Baluc tiene ya 11 años, y es el último perro que me adoptó. Estamos envejeciendo juntos, pero hay lo que nos queda todavía por descubrir, viajar y vivir, pequeñajo !! Lo adoptamos con 3 meses, fruto de una camada no deseada e iba ha ser llevado a una protectora. Es amigo de sus hermanos los gatos y le encanta viajar. Donde voy yo, va él, donde entro yo, entra él. No hay alternativa 😉



jueves, 15 de marzo de 2018

Bloguero responsable con los animales

Como defensor de los derechos de los animales y viajero con perros, me siento muy feliz que nuestra página  6 patas y 4 ruedas   haya sido incluida por parte de FAADA - Protección Animal en el Listado empresas comprometidas. BLOGS DE VIAJES ,  y que después de adherirnos y firmar su compromiso se nos ofrezca su sello de "blogger responsable"  por “ayudar a promover un turismo responsable con los animales y concienciar viajeros alrededor del mundo”.
GRACIAS  !!!








TURISMO RESPONSABLE CON LOS ANIMALES

FAADA (Fundación para el Asesoramiento y Acción en Defensa de los Animales) con sede en Barcelona-España, nació en 2004  para informar y asesorar a las personas sobre el trato que damos a las demás especies animales ofreciendo herramientas para ser respetuosos con la finalidad de provocar un cambio social en su beneficio y en definitiva en beneficio de todos.
Históricamente los animales se nos han presentado como productos de alimentación, prendas de vestir, objetos de experimentación e incluso fuentes de entretenimiento. Pero, ¿somos conscientes de todo lo que hay tras estos usos de los animales? ¿Qué grado de responsabilidad tenemos sobre todo este maltrato y crueldad? Todos los seres vivos tenemos la capacidad de sentir, disfrutar y sufrir y, por ello, es necesario  avanzar en el respeto hacia el resto de animales igual que respetamos a los seres humanos.




Cómo ser un viajero responsable con los animales

Los viajeros salimos en busca de la belleza y experiencias, y sin duda, observar, fotografiar e interactuar con los animales es una de las más bonitas y emocionantes que nos puede brindar un viaje. Pero muchas veces ocurre que, incluso, los amantes de los animales, contribuimos involuntariamente a su cruel explotación con fines turísticos. Los animales son seres maravillosos pero también vulnerables. Y las personas que adoramos a los animales a veces nos dejamos llevar por esa fascinación participando en actividades de las que si conociéramos su trasfondo, no apoyaríamos.
Consejos para evitar que nuestro tiempo y dinero afecten negativamente a los animales durante nuestros viajes:
  • No pagues para dar de comer a los elefantes u otros animales a quienes sus propietarios exhiben o hacen actuar por las calles de algunas ciudades. Si lo haces contribuyes al negocio y a que nunca se erradiquen estas prácticas.
  • No des dinero a las personas que piden limosna con animales (especialmente a los que lleven varios cachorritos de perros o gatos). Habitualmente estas personas sin escrúpulos, se deshacen de ellos cuando crecen y ya no son “tan monos”.
  • No te apuntes a los paseos en elefante y no vayas a ver los elefantes que actúan.
  • No participes de actividades que impliquen animales enjaulados, encadenados o en actuaciones.
  • Evita alojarte o comer en hoteles y restaurantes que expongan animales salvajes en cautividad.
  • Participa tan sólo de actividades que realmente ayuden a los animales.
  • No nades con delfines u otros animales salvajes.
  • Evita los paseos a caballo o burro o en carros tirados por ellos.
  • No des de comer a los animales salvajes (salvajes o en cautividad) ya que esto puede tener graves consecuencias para su salud y para tu seguridad.
  • No toques a los animales salvajes, ya que sin quererlo podrías pasarles alguna enfermedad y también poner en riesgo tu seguridad. Recuerda que algunas madres rechazan a sus crías si perciben que han sido tocadas por manos humanas.
  • No grites, hagas ruido o fumes cerca de los animales.
  • Evita asistir a festivales crueles aunque sean tradicionales (corridas de toros, peleas de gallos, peleas de perros, etc).
  • No provoques a los animales ni te acerques demasiado a ellos
  • No compres souvenirs hechos con partes de animales ni te lleves ningún animal vivo como recuerdo.
  • Si descubres que se está vendiendo o transportando ilegalmente algún animal en peligro de extinción, denúncialo.
  • No apoyes el uso de animales como objeto fotográfico y no te hagas fotografiar con animales que se utilizan para este propósito.
  • No sustentes el negocio de los osos bailarines.
  • No interactúes de ninguna manera con animales peligrosos.
  • Denuncia cualquier actividad que creas que no respeta a los animales a los organizadores, entidades de protección locales o a FAADA.
  • No te dejes engañar por centros que se hacen llamar santuarios, orfanatos o centros de conservación. Asegúrate antes de ir de que realmente lo sean.
  • Recoge toda la basura, especialmente plásticos, que encuentres deshechados en entornos donde viven animales.
  • En avistamientos de animales en su hábitat natural:
    • Pide a tu guía que no se acerque demasiado a los animales para evitar que se asusten con nuestra presencia o que interfiramos en su comportamiento natural.
    • Si un animal intenta esconderse o parece asustado o alarmado ante nuestra presencia, pide a tu guía que no lo persiga más.
    • Cuando te encuentres en proximidad de un animal, habla en voz baja y no hagas movimientos repentinos que puedan asustarle.
    • No te acerques a zonas de cría (nidos, madrigueras, guaridas, etc) ya que esto puede poner en peligro el éxito de la cría.
    • No permitas que tu guía conduzca a gran velocidad en entornos naturales donde pueda poner en peligro a los animales y a ti mismo.
    • Ten en cuenta que utilizar el flash de la cámara de fotos puede asustar a los animales y hacer que se asusten y se vuelvan agresivos.
    • No te acerques a los animales, deja que sean ellos que se acerquen a ti cuando y si quieren.
    • Explica a los responsables por qué no participas en una actividad que implique animales enjaulados o maltratados, deben saber que el bienestar de los animales preocupa a mucha gente y que pueden perder ocasiones de negocio si siguen explotando animales.
    • Si observas algún tipo de maltrato durante tus vacaciones toma fotografías, toma nota de toda la información posible y ponte en contacto con FAADA

Share:

1 comentario:

  1. En definitiva, cuidemos el rastro que dejamos en cada lugar que visitamos y no dejemos de ser quienes somos por estar “de vacaciones”. Seamos cuidadosos con el medio ambiente, con la gente, con los animales… porque cuando comenzamos a viajar, nuestro hogar deja de ser la casita que nos espera al regreso y pasa a ser el mundo entero y somos completamente responsables de lo que sucede a nuestro alrededor. Sigamos viajando, conociendo, descubriendo, aprendiendo y todos los gerundios que se nos ocurran y que tengan connotaciones positivas.

    ResponderEliminar